X
Usuario:
Contraseña:

Ser voluntario/a

Las voces de las niñas latinoamericanas se escuchan en la CSW (Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer)

« Atrás

En la semana del 8 al 12 de marzo de 2015 una delegación de chicas apoyadas por Plan están reunidas en las Naciones Unidas en Nueva York esta semana, para pedir a los gobiernos a reconocer el poder y potencial de las niñas y adolescentes para lograr un desarrollo sostenible.

Mientras se desarrolló el quincuagésimo noveno período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, Plan International se aseguró que cinco niñas sean escuchadas, tanto en eventos organizados por Naciones Unidas como en eventos paralelos que se han llevado a cabo en la ciudad de Nueva York.

IMG_0589 Yulissa, de 16 años y de República Dominicana, ha expresado su opinión en el panel “Empoderamiento político de niñas: construyendo alianzas efectivas para un cambio”. Yulissa ha dejado claro que “Hay barreras que no permiten la activa participación política de las niñas… Creen que porque somos menores no tenemos la capacidad, liderazgo y empoderamiento para influir de forma efectiva en las decisiones políticas,  para aportar con nuestras ideas a los programas y políticas que se definen para nosotras, no con nosotras.  ¡Creen que solo los adultos saben pensar! Pero no es así”, indica.

“Las niñas vivimos los problemas”, indicó continuando su discurso, “sufrimos la violación de nuestros derechos: violencia basada en género, violencia intrafamiliar, discriminación por ser niñas, falta de oportunidad para ir a la escuela y tener una educación digna. Sufrimos de embarazos y matrimonios tempranos, por no tener orientación sobre nuestros derechos sexuales y reproductivos. Vivimos el trabajo infantil doméstico que marca el rol de las niñas de servir, limpiar, cocinar y quedarnos como sujeto pasivos  que reproducimos los roles tradicionales que nos han dado a las mujeres.  ¡Debemos generar el cambio!”, opina la joven activista.

Gema-nPor otro lado,  Gema, de 17 años y de Ecuador, formó parte del panel “Incrementando el Diálogo Intergeneracional: Empoderando a los jóvenes líderes en el movimiento para culminar con la violencia contra la mujer”. Gema, junto con cuatro chicas de África y Nueva Zelanda, habló de la violencia, y el impacto que tienes en su vida. “Cuando yo era menor pensaba que  la violencia que  veía en las noticias era de otro mundo, pero cuando creces te das cuenta  que aquello que sufrían  otras mujeres puede pasar hasta dentro de la familia… A un ser muy querido, su marido le golpeaba fuertemente cada vez que se le daba la gana y muchas veces en presencia de su hija. Estos patrones de violencia se ha seguido reproduciendo, y los vemos también en mi generación, y quizás hasta peor…. Hay que romper con el ciclo de violencia desde el núcleo, desde las familias, desde el hogar”, opina.

Añade que “en espacios como mi comunidad y mi colegio también se reproducen otras formas de violencia y esto se ve reflejado en las historias de chicas como yo, que también tiene sueños , metas y proyecto de vida que muchas veces se ven interrumpidos por cualquier clase de violencia que  sufren constantemente. Ahora estamos en Nueva York, representando a todas las  niñas del mundo, en las Naciones Unidas”, dice Gema delegada apoyada por Plan Ecuador, enviando un mensaje para las mujeres jóvenes y niñas, recomendándoles a ellas que “aprovechen al máximo todas las oportunidades que tengan, estudien, tengan amor por su familia y no pierdan su tiempo en cosas banales. Esto le dará oportunidades de superarse y tener educación, que es la única manera de ser realmente libre.”

Nohelia-pMientras, Nohelia, de 13 años, habló ante la Presidencia General de la Asamblea de Naciones Unidas, donde contó su historia. Delante del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, ella dejó claro que las niñas “tenemos falta de oportunidades,  y por estas razones estamos pasando por situaciones de pobreza que afectan a nuestro desarrollo. Yo quiero decirles que tomen como un papel fundamental  la participación de las niñas, y que escuchen nuestras demandas en sus conversaciones y en la toma de decisiones para el post 2015. Porque nosotras somos el presente  de la sociedad y nuestra opinión es muy importante.  Si nuestros derechos se cumplen, cambiaría el mundo y habrá más formas de pensar, más ideas, más maneras de seguir adelante, y además de progresar ellas mismas, progresaría todo el mundo con ellas. Y yo quiero pedirles que se comprometan con nosotras para transformar la vida de muchas niñas. Quiero que a través de mi voz se escuche la voz de muchas niñas que no han sido oídas. Hay muchas niñas que tenemos miedo en muchos aspectos: miedo de salir y ser discriminadas y a veces nos sentimos incómodas con simples palabras. Cuando dicen “¡Cállate!” o no nos dejan hablar o expresar lo que sentimos. Cuando hay preferencias por el género masculino en vez del femenino. Nosotras, las niñas, necesitamos un mejor trato. No debe existir la indiferencia entre hombres y mujeres. Podemos mostrar a todo el mundo que somos personas con un gran potencial. Somos dignas de tener educación. A veces no podemos realizar nuestros sueños por la falta de oportunidades. Pero si tenemos un respaldo absoluto, podemos avanzar… el mundo puede avanzar”, aseguró Nohelia.

Nigel Chapman, Director Ejecutivo de Plan Internacional, dijo: “las niñas, especialmente las adolescentes, deben estar en el centro de la agenda post-2015. Las chicas adolescentes fueron pasadas por alto en los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Esta semana, los gobiernos tienen la oportunidad de reafirmar los derechos específicos y las necesidades de las niñas adolescentes y asegurarse de que sean prioridad en las negociaciones sobre el programa de desarrollo sostenible”, indicó.

“La comunidad internacional debe resolver hacer inversiones significativas en las políticas y programas que permitan a las chicas realizar sus derechos y lograr la igualdad de género en sus países“, finalizó.

Patricia, de 16 años de edad y delegada apoyada por Plan en Kenia, ha sido ciega desde los 8 años. Ella ayudará a pedir por un cambio a favor de quienes están marginados.

“Si las niñas somos educadas podemos depender de nosotras mismas y hacer un cambio en este mundo maravilloso. Quiero que a través de mi voz se escuche la voz de muchas niñas que no han sido oídas. Hay muchas niñas que tenemos miedo en muchos aspectos: miedo de salir y ser discriminadas. Todos deberían oír a las niñas y ayudarnos a alcanzar nuestras metas, pues somos seres humanos. La gente debería oír a las chicas, pues después de todo, yo podría ser el siguiente presidente. Le diría a los líderes que una discapacidad no implica inhabilidad. Este es mi momento clave, y el suyo también, para trabajar juntos en este hermoso mundo y asegurarnos de que nuestros derechos están siento respetados por todos. Y recuerden una cosa: las acciones hablan más fuerte que las palabras”. indicó Patricia de Kenia.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.